Abrazar y que te abracen

A veces solo necesitas un abrazo. Un abrazo fuerte que te ancle a la vida. Sentir otra persona de verdad, sin corazas y dejando su flanco descubierto para ti.

Los abrazos son necesarios a todas las edades pero llega un momento que se nos olvida pedirlos y se nos olvida darlos de forma alegre y indiscriminada. Nos ponemos barreras, nos entran miedos. Nos alejamos de los demás.

Los niños siempre son sinceros en sus afectos y en sus necesidades. cuando necesitan un abrazo lo piden, cuando quieren dar un abrazo lo dan. Besos, abrazos, “te quieros” vuelan en la infancia. Y para los que estamos alrededor no hay nada mejor para recuperar la felicidad del amor compartido.

Me gustaría poder abrazar y ser abrazada con la misma libertad. Me gustaría que mis hijos no perdieran esa capacidad de expresar sus afectos y vivirlos con intensidad.

Supongo que es natural que surja el miedo al rechazo. Supongo que es normal que la vida te vuelva más insensible pero, ¿sabéis qué? Hay días en que sencillamente me gustaría un abrazo… Por suerte mis hijos aún me los regalan continuamente.

Anuncios
Publicado en motherhood | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Mimarse la piel


El secreto para tener una piel sana y jugosa es mimártela y que te guste mimarla.

La piel no mejora de un día para otro ni reacciona al instante gracias a un producto milagroso. Lo que proporciona bienestar a la piel es que cada día reciba un poco de aquello que necesita.

Un poco de limpieza, un mucho de hidratación, protección para enfrentarse al sol y la contaminación, y una dosis extra de nutrientes para pieles maduras. Proporcionar a la piel cada día aquello que necesita es lo único que asegura que tu piel luzca su mejor aspecto y envejezca de la mejor forma posible.

Y para hacer algo cada día sin que te cueste debe ser algo placentero para ti. Por eso creo que es importante encontrar la manera de convertir el cuidado de la piel en un momento para ti. Descubrir los productos que se adecúan a tu manera de hacer las cosas y que te proporcionan placer sensorial.

Si te gusta refrescarte, pon geles y mucha agua a tu rutina, si te gusta masajearte pon bálsamos y aceites… Yo además he de reconocer que lo que me funciona es tener algún producto sin complicaciones para esos días en que no quiero nada (pero no puedo dejar que mi piel lo note, verdad).

Un poco de mimo y tu piel día a día se verá mejor.


Publicado en Beauty | Etiquetado , , | Deja un comentario

Santa paciencia (la bimaternidad también era esto)

Ya sé que los hermanos se pelean, y eso todo el mundo lo sabe, pero nadie te prepara para la dosis necesaria de paciencia (santa paciencia) que supone tener dos hijos. Dos hijos que se adoran, se envidian, se necesitan, se buscan, se odian, se quieren… y así todo el rato, cada día, todos los días.

Cuando los veo mirarse, imitarse, reírse juntos mi corazón rebosa y todo se compensa, pero… “hay que aguantarlos”!

Desde que nació A* tuve claro que quería darle un hermanito. No quería que fuera hijo único. Me gustaba la idea que tuviera alguien con siempre poder compartir toda su vida. Un hermano con el que aprender a compartir de verdad. Una persona con quien pelearse sabiendo que siempre, siempre, habrá amor. (Bueno, y yo también quería otro bebé al que achuchar y ver convertirse en otra personita maravillosa, no nos vamos a engañar).

Ahora tenemos esos dos hijos que queríamos y los queremos con locura pero… ¡Santa paciencia! Este es mi nuevo mantra diario porque tener dos hijos hace que tu paciencia deba elevarse hasta el infinito (cosa que te parece absolutamente imposible cuando solo tienes un hijo y crees que eso ya supone todo un reto para tus nervios).

Los hermanos se quieren y se odian 50 veces al día y constantemente están midiéndose el uno al otro y respecto a los demás. Hay puyas constantes, riñas a todas horas y ese insistente mirar qué tiene el otro, cómo se le trata y desear lo del otro sea como sea y para lo que sea. Y evidentemente, si A* está a malas R* reclama insistentemente su ración de atención, y si R* se pone nervioso R* se crispa aún más, convirtiendo cualquier pequeña trifulca en toda una prueba de paciencia p/maternal.

No voy a negar que a veces juegan juntos tranquilos durante un rato pero suelen ser remansos de clama que preparan la siguiente tormenta. Y aunque yo sigo esperando que aprendan a jugar juntos y no se peleen (tanto), respiro hondo, me digo “santa paciencia” y me preparo para volver a pedirles que se dejen los juguetes, que no se chinchen, que si uno está jugando tranquilo el otro puede ir a jugar a otra cosa y…

¡Santa paciencia!

Publicado en motherhood | Etiquetado , , , , , | 2 comentarios

Niños, espacio y decoración

Dos niños, dos habitaciones y ningún uso, esa es la realidad de nuestra casa.

Siempre había creído muy importante ofrecer a mis hijos un espacio propio donde poder hacer todas sus cosas, un lugar donde jugar, refugiarse y construir su propio mundo, pero es creencia se ha ido al traste en estos años.

Mis hijos no quieren estar solos en su habitación prefieren jugar donde estamos todos. Pintar, leer o estudiar en compañía. Sus habitaciones son grandes, con espacio para jugar y mesas de estudio pero cuando juegan es en el salón comedor y cuando hacemos manualidades es en la mesa del comedor (o en casa de que A* necesite más concentración alguno de nosotros le acompaña en su habitación). Ellos quieren construir su mundo junto al nuestro (al menos de momento).

Aprovechar espacios según su uso

Así que para aprovechar mejor los espacios de casa estoy pensando en hacer que compartan habitación y aprovechar la otra habitación para montar un estudio para mayores y pequeños, que trabajando en mi rinconcito de trabajo actual me falta espacio.

Y de paso, aprovecho para ojear habitaciones infantiles de ensueño …

vía decopeques
vía el mueble

La vida evoluciona

No puedo evitar pensar que en unos años querrán su propio espacio pero también creo que en cada momento deberíamos adaptarnos a las necesidades de ese momento. Y ahora no necesitamos habitaciones particulares. Necesitamos espacios compartidos.

El truco será adaptar nuestro espacio a nuestras necesidades sin hacer grandes inversiones y pensando en que cuando cambien las necesidades haremos nuevas adaptaciones.

Cuando encuentre la solución, os la enseño.

vía ikea
Publicado en Living, motherhood | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Pelo, pelazo, pelocha…

Aish, el pelo… El cabello para mí siempre ha sido ese problema.

El problema de hoy cómo estará mi pelo, cómo quedará…

Reconozco que no dedico tiempo a secarme, peinarme y otros actos lógicos y necesarios para domesticar cualquier cabellera. No le dedico excesivos cuidados pero un pelo bonito me parece imprescindible para lucir bien (aunque según mi estilo un cabello bonito no debe estar demasiado peinado.

Ahora con el pelo corto me veo mucho mejor aunque también reconozco que le dedico más tiempo a estilizarlo. Un poco de producto de acabado por aquí, un poco de ahuecado por allá.

Lo que me he dado cuenta que con el tiempo es que he ido acumulando productos de cuidado del cabello para conseguir esa melena deseada… Este post lo encabeza la ristra de productos que tengo por los cajones (en uso y desuso).

Cada vez soy más cuidadosa con la composición de todos mis potingues y los de el cabello no son una excepción. Intento evitar siliconas, presentes en la mayoría de productos de gran distribución porque solo recubren las fibras capilares con una capa que necesita de agresivos químicos para retirarlos (sulfatos irritantes) y que no mejora la estructura del pelo a largo plazo.

Mi última incorporación (y de momento con la que estoy más contenta) es el champú sólido de Inuit. Un champú sin sulfatos, sin siliconas, sin parabenos, que evita la caspa a la vez que cuida el cuero cabelludo (porque muchas veces la caspa no es nada más que irritación del cuero cabelludo).

Pero aún voy en busca del producto perfecto para convertir mi pelo en pelazo (aunque igual esta búsqueda es más una quimera que una posibilidad real).

Publicado en Beauty | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

Intimidad cibernética

Ayer fue el día de Internet segur9 y no podía dejar de escribir mis preocupaciones sobre internet y las redes sociales.

Y en este caso no quiero hablar del uso de las redes por los niños, el acceso a comunidades online cada vez más temprano o el uso de pantallas para “apaciguar a las fieras”. Hoy quiero mirarme al obligo y preguntarme por la exposición que hacemos los padres de nuestros hijos.

Sí, tengo un blog de maternidad y hablo sobre mis hijos y sí, publico fotos de mis hijos en las redes.

Intento proteger nuestra intimidad, pienso en no decir nuestros nombres, evito geolocalizarnos, no me gusta mostrar sus rostros completos y de frente… Intento mantener un poco el anonimato pero, claro, hablo de nosotros y la gente que nos conoce sabe que es nuestra vida, nuestros problemas…

Una de las recomendaciones de las autoridades sobre la intimidad de los niños en internet recomienda a los progenitores que tengan en cuenta que cuando los niños sean mayores toda la información seguirá ahí. Es decir que nos podemos encontrar adolescentes que tengan toda su infancia colgada en la red frente a todos sus compañeros y eso como adolescente puede suponer un problema.

Si cuelgo fotos haciendo el tonto, si explico que no come brócoli o tiene pesadillas con las arañas, todo eso es una falta de intimidad cibernética y yo debo replanteármelo. Porque no es solo mi vida también es la suya.

niño con tableta

P.S: Fotos de Ada Tikur

Publicado en motherhood | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

Sequedad en el ambiente

Con el frío, la calefacción, el viento, los cambios de temperaturas y demás devenires típicos del invierno, la piel sufre se deshidrata y se nota apagada y mustia.

Combatir la deshidratación

Sea del tipo que sea la piel se deshidrata, aunque tengas la piel grasa la piel se deshidrata (sobretodo en invierno) y ahora mismo yo noto que mi piel necesita mimos extra para combatir la deshidratación que le provoca el ambiente.

Para aportar extra de hidratación al cutis me he hecho con un dúo perfecto para cuidar, nutrir y reparar pieles deshidratadas. Lo mejor para mantener el agua del manto dérmico es el ácido hialurónico. El serum Lumilixir de Mabel+Meg es un potente concentrado de ácido hialurónico que se absorve al momento y consigue rehidratar la piel al instante y dejarla protegido ante el invierno. Como además lleva Vitamina C aporta un plus de protección antioxidantes.

La crema Make my day de Alice in Beautyland es la crema perfecta para el día a día invernal. Con una textura muy cubriente aporta la nutrición extra necesaria para afrontar el frío y los cambios de temperatura. Aunque es muy cubriente se absorbe rápidamente y no deja sensación grasa.

Con éste par estoy protegida para las inclemencias del invierno y vuelvo a sentir la piel jugosa (con lo que me noto menos arrugas). Y así puedo esperar tranquilamente la primavera.

Publicado en Beauty | Etiquetado , , , , , , | Deja un comentario

Mi hijo tiene arte

Mi hijo no es un artista

Por mucho que me hubiera gustado (o gustase) no tengo a un pintor entre manos. Mis hijos no tiene ninguna gracia artística. Pintan al tuntún, como buenos niños, no se esfuerzan demasiado y no tienen arte mezclando colores.

Muchas veces veo lo que A* y R* han pintado y pienso que tenemos la gracia en “otro sitio” (reconozco que yo también estoy en el grupo de pintores poco agraciados). Pero claro una cosa es la realidad, realidosa, y lo otro es que como madre sabes que lo mejor para fomentar sus habilidades es alabárselas y premiárselas.

En pintura lo que más les gusta a los niños es tener una galería exponiendo sus creaciones. Aunque sea un garabato en un folio, un papel medio raído y manchado, se lo cuelgas en la pared y la cara se ilumina de orgullo. Así de sencillo.

Y en cuanto empiezan el colegio la producción artística se multiplica.

El arte hay que exponerlo

Pero claro, luego llega una que es muy mala madre y una esteta narcisista y piensa “como hago para que estos dibujos luzcan”

Mi secreto para decorar con arte el arte de mis hijos es el washitape.

He descubierto que con un poco de cinta de colores enmarcando los dibujos consigo crear una galería con las obras de mis hijos que les satisface a ellos y a mí.

La habitación de A* luce sus creaciones y la habitación de R* muestra sus logros, fomentándoles la autoestima, las ganas de esforzarse, de seguir creando y su llama artística pero de una manera que a la malamadre que hay en mí le parece estéticamente bonita.

P.S: Y otro día si queréis hablamos sobre como según la teoría de “Madre tigre, hijos leones” tantas alabanzas por  nimiedades pueden hacer que mis hijos sean unos mediocres… Eso sí, felices… Pero mediocres.

Publicado en motherhood | Etiquetado , , , , , | 1 Comentario

Estar radiante

A medida que voy cumpliendo años la luz de mi piel se ha convertido en una especie de obsesión.  Esa luz en la piel que da sensación de jugosidad, de tersura, de juventud, en definitiva.

A mí siempre me ha gustado cuidarme la piel porque me da esa sensación de mimo y de centrarme en mí misma, seria mi meditación envasada, pero con la edad mi piel se ha convertido en un tema importante. Bueno, tan importante como poco importante deben ser el resto de problemas de ese día para que le dedique unas reflexiones, ya sabéis como funciona esto.

Pero verme la piel luminosa sí marca una diferencia en como me veo y, por tanto, siendo sincera, también en como afronto el día (sí, soy así de superficial pero creo que no soy la única que cuando se ve mejor todo tiene más ganas de comerse el mundo, ¿verdad?).

¿Cómo devolver la luz de la juventud a la piel? 

La pregunta del millón y honestamente creo que no hay manera de recuperar la piel de los veinte años pero sí hay productos que ayudan a la renovación celular y con los que mostrar nuestro yo más radiante.

Ahora mismo estoy usando un par de productos que me parecen de lo mejor para la luminosidad.

El Doux Exfoliant de Clarins es un exfoliante químico muy suave que me gusta usar unas tres veces por semana (así de suave es).Y es que siempre es mejor exfoliar suavemente de forma periódica que no una limpieza más agresiva más esporádicamente. 

Way to radiance de Le Pure es una crema que consigue hidratar profundamente con una textura muy ligera y que con su mezcla de aceites consigue reactivar la piel ofreciendo un aspecto magnífico a la mañana siguiente. No puedo explicarlo de otro modo. Me encanta la línea de Le Pure porque es completamente natural y sus formulaciones son realmente activas. El precio elevado de sus productos está perfectamente equilibrado con la calidad que ofrecen, o sea que valen lo que cuestan.

Trucos que ayudan y que mejoran la sonrisa que siempre será la mejor luz para el rostro (así que a sonreír).

Publicado en Beauty | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

¿A por la niña?

dos-hijos.jpg

Tengo dos niños, dos niños, sanos, guapos, divertidos y movidos, muy movidos, a quienes no cambiaría por nada.

Cuando me quedé embarazada por primera vez no me importaba el sexo del bebé. ¿Un niño?, ¿una niña? ¿qué más daba? Iba a ser mi hijo y eso ya colmaba todas mis expectativas. Con el segundo embarazo la cosa cambió un poco porque, aunque nos hacia gracia tener una niña para ver “el otro lado”, poder comprar vestidos y comprobar si las niñas son más tranquilas, A* quería un hermanito, así que yo también prefería tener otro niño. Pero, sorprendentemente, el mundo no lo percibía así y llovían condolencias cuando decía que iba a tener otro varón. “Qué pena que no vaya a ser la parejita” fue la frase más repetida. Pena, pena… ¿será una pena si el bebé tiene algún problema, no?

¿Para cuando la niña?

Una vez tus dos hijos empiezan a crecer la pregunta de moda es esta “¿Para cuando la niña?” No hay mes que pase sin que alguien me lo plantee y, claro, una empieza a darle vueltas al asunto.

¿Me gustaría tener una niña? Sí, supongo que sí y si fuera un niño tampoco me disgustaría tener un tercero. Pero siendo realistas está claro que no va a haber ni de lo uno ni de lo otro.

Dos hijos ya sean niños o niñas es un trabajo importante. Dan trabajo, necesitan paciencia, hay que dedicarles tiempo en conjunto y por separado, y hay que poder responder a sus necesidades (y eso también implica dinero). Así, que dos hijos varones colman todas mis expectativas y aunque no pueda comprar vestidos ni les guste hacer sesiones de potingues conmigo, nos damos por satisfechos

Publicado en motherhood | Etiquetado , , , , , | 1 Comentario