La edad de la curiosidad

libros educativos.jpgLa semana pasada asistimos a la reunión de clase de A* y su maestra nos comentaba que en este momento están pasando por una época perfecta para el aprendizaje, son curiosos insaciables de su entorno y absorben como esponjas todo los conocimientos sobre sus áreas de interés.

Como buenos niños lo que más les interesa es todo lo referente al medio natural, ya sea sobre el cuerpo humano, sobre animales o lo referente al espacio… Y como en su escuela trabajan por proyectos todas las asignaturas se vehiculan a través de los temas que les interesan. Es decir si están trabajando el cuerpo humano pues la clase de matemáticas puede ser sobre como calcular la sangre que se mueve cada minuto o algo parecido.  A mí, me parece que es una buena manera de aprovechar la curiosidad propia de los niños para que aprendan y sobretodo aprendan a aprender.

Aprovechar la curiosidad

En casa hemos decidido aprovecharnos también de sus ganas de descubrir para ayudarle con la lectura. A* tiene dificultades con la lectura y nosotros le fomentamos mucho el hábito leyendo con el cada noche pero también le dejamos un rato para leer a solas y hemos descubierto que los libros sobre temas medioambientales son una de sus lecturas favoritas.

Apostamos por dejarle libros didácticos, bien ilustrados, en los que el texto no le agobie y muy amenos para que él solo vaya leyendo a su ritmo y según el momento. Hay días que solo se los mira, hay días que solo lee los titulares y otros días que algún tema le llama más la atención y lee más.

Libros curiosos

Hay libros sobre todos los temas y para todos los estilos. Y debo reconocer que me encantan este tipo de libros… y ¡aprendo un montón!

Como en esta casa somos muy de ir a la biblioteca así que siempre nos llevamos con nosotros algún libro educativo. Arte, volcanes, historia, automóviles, la selva, ya hemos descubierto muchas cosas. Y poco a poco también vamos ampliando nuestra biblioteca casera con algunas de estas bellezas educativas.

Os dejo unas fotos de dos que nos encantan: El gran libro de los bichos y Atlas del mundo

Anuncios
Publicado en motherhood | Etiquetado , , , , , | Deja un comentario

¡Te copio!

 

Está claro que aprendemos imitando. El bebé se fija en los gestos de su madre y responde a ellos con el mismo gesto. Neuronas espejo se llama a las encargadas de que actuemos así.

Con casi 3 años R* es una máquina de copiar. Si alguien dice algo que no ha oído antes ya está repitiéndolo. Si descubre un salto diferente, una postura extraña o un ritmo nuevo él se lanza a hacerlo. Se pasa el día imitándolo todo y a todos pero sobre todo a su hermano.

El hermano modelo

Como buen hermano pequeño va detrás de su hermano todo el rato y quiere hacer todo lo que A* hace, dice, piensa, siente… A mí se me cae la baba con ello pero, claro, un hermano de 8 años con ganas de hacer el tonto y ningún control en el tono de voz no suele ser el mejor modelo a copiar.

Tal y como os comenté hace ya algún tiempo, hay un estudio que demuestra que los segundos hijos tienen mayor tendencia a volverse criminales (toma ya con el estudio de marras) y teorizan sobre como tener como persona a la que imitar a un hermano mayor al que le gusta no hacer caso a las autoridades, hincharse a chuches cuando nadie lo mira y empujar a los débiles para quedarse él con el juguete deseado debe tener parte de culpa. Visto así parece bastante lógico… A* no va dando muestras de moralidad por el mundo… pero tampoco es una mala influencia!

Imitaciones positivas

Aunque A* tiene un tono de voz siempre demasiado alto y R* le sigue en el camino (y ha pasado de niño silencioso a gritar demasiado), también hay muchas cosas buenas que el pequeño puede aprender de su hermano. Porque un hermano también te enseña a dejarte abrazar siempre, a preferir tener a alguien con quien jugar que todos los juguetes para ti solo, que solo hay que mirar un poquito más arriba para descubrir cosas nuevas, nuevos retos y nuevas superaciones.

Si A* salta 3 escalones, R* lo intenta, si A* hace una bajada rápido con el patinete R* va detrás… lo que tengo claro que ha aprendido de su hermano es a superarse. A querer siempre llegar más alto. Y por lo demás, será él quien decida si se queda con lo bueno o con lo malo. Esperamos también ayudarle a querer quedarse siempre con lo bueno. Pero mientras yo disfruto viendo como uno se sienta y el otro está al minuto a su lado con exactamente la  misma postura.

Publicado en motherhood | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Cambiar, reorganizar, repensar

toque-chic.gif

Las mañanas ya son frías. Sales del calor de casa y te sorprende esa brisa fresca, cristalina, que vivifica, renueva el ambiente y por fin invita a ponerse las chaquetas y pañuelos que habían quedado atrapados en el armario durante el sofocante verano. Apetece sacar las mangas, cubrirse los pies con unos buenos zapatos y dejar que la luz dorada del otoño vaya tiñendo los días y nos haga más llevadera la llegada del frío y la oscuridad del invierno.

Temporada nueva ropa nueva

Cuando cambiamos de temporada apetece cambiar de vestuario y renovarse. Nuevos colores inundan los escaparates y sientes esa necesidad de comprar.  Pero no hay que dejarse llevar porque no creo que eso signifique comprar montones de ropa nueva.

Para mí un buen cambio de armario significa también repensar el vestuario, dar oportunidad a nuevas combinaciones y resaltar las buenas prendas de otras temporadas. Hacer un buen cambio de armario, justo en el momento adecuado, me ahorra gastos superfluos.

Redescubrir también es necesario

Yo dedico una tarde a cambiar las prendas de una temporada a otra, sí me doy tiempo para probarme la ropa, mirar con tranquilidad los colores, y jugar a los disfraces como cuando era pequeña pero en versión moderna y sin lentejuelas.  Una tarde tranquila de reorganización casera significa para mí, volver a enamorarme de ese vestido estupendo de hace tres temporadas y que ahora hace tiempo que no me pongo. Y eso hace que ya no tenga tantas ganas de gastar en nuevas cosas porque voy deseando el día en el que pueda volver a sacar ese jersey gordote de tacto irresistible, la camisa de color favorecedor o combinar los pantalones con una camiseta y un pañuelo diferente.

En el cambio de estación me deshago de aquello que definitivamente no me favorece o ya no está en las mejores condiciones para dejar relucir lo que sí vale la pena. Y me funciona. Más no es mejor y éste es un buen momento para recordarlo.

outfit.jpg

Publicado en Living | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Los problemas crecen

problemas crecen.jpg

Recupero esta foto de cuando estaba embarazada de A* para ilustrar todos esos miedos e ilusiones que te asaltan cuando vas a ser mamá.

Cuando estás esperando un niño piensas con ilusión en el futuro pero también empiezan a asaltarte los miedos. Sabes que a partir de ese momento siempre vas a preocuparte por esa personita, siempre.

Siempre te preocupas

Al nacer A* sufrí depresión postparto y viví una temporada completamente aterrorizada por lo que le pudiera pasar a mi bebé y como iba yo a saber reaccionar ante sus problemas. No podía ni imaginar como las madres salían adelante y cuando veía familias con 2 hijos me quedaba literalmente anonada. Podían tener 2 hijos, el doble de problemas y vivir felices y tranquilos. Evidentemente ya no vivo aterrorizada, ahora soy la mamá de dos y voy capeando las situaciones según van saliendo pero lo que sí tengo claro es que las preocupaciones cada vez son más.

Cuando tienes un bebé en brazos lo ves indefenso y te preocupa. Escuchas su respiración, velas su sueño y su llanto es como una daga en el corazón pero cuando mayores son más importantes son sus problemas.

Problemas y más problemas

Los periodos de adaptación a nuevas situaciones, los amigos, el aprendizaje todos los procesos de crecer van provocando nuevas posibilidades de problemas y la incertidumbre te corroe.

Llevamos un año trabajando con los problemas de lectoescriptura de A* y, cuando ves que tu hijo sufre por motivos que escapan de tus manos y que por mucho que le ayudes debe enfrentarse a ellos él solo, no puedes evitar sentir que el mundo se hunde a tus pies.

Sé que  que crecer como persona también implica sobrellevar los contratiempos que vas encontrando por el camino. Aprender es tropezarse pero como madre desearía un camino bien limpio de piedras para mis hijos.

P.S: por el título del post ya podéis ver que me estoy haciendo muy mayor… aunque si sabéis de qué hablo es que vosotr@s también!

Publicado en motherhood | Etiquetado , , , , | 2 comentarios

Mudar la piel

mudar la piel.jpg

Me gusta ir a cara descubierta. Nunca encuentro tiempo para el maquillaje (el rojo de labios, iluminador y tapaojeras no son maquillaje, ¿verdad?) y siempre acabo sintiéndome y viéndome mejor con la piel al descubierto. Pero, claro, cuando estas a punto de cumplir cuarenta y los niños no te dejan dormir demasiado bien, el verano puede atacarte la piel por todos lados.

A mí me gustan los potingues, ya lo sabéis, pero también debo reconocer que soy comodona por naturaleza e intento no complicarme las cosas más de lo necesario.  Así que durante el verano tiendo a reducir mis cuidados faciales al mínimo y a tirar mucho de muestras para salvar todos los días de no estar en casa. Todo esto no me ha ido mal aunque reconozco que ahora necesito un extra para aportar luminosidad a la piel.

Extra cuidados tras el verano

Ahora quiero volver a cuidarme. Quiero recuperar mis rutinas de masaje e hidratar la piel todo lo que se merece. Por eso el primer paso ha sido cambiar mi rutina de limpieza de noche y volver a usar un bálsamo limpiador.

Bálsamo para limpiar la piel

Yo antes me limpiaba con un algodoncito y una leche limpiadora pero con el tiempo he ido descubriendo rutinas de limpieza que le sientan mejor a mi piel y al planeta (los algodoncitos de un solo uso no me parecen para nada buena idea). Y desde hace ya casi un año que opto por los bálsamos como tratamiento nocturno de limpieza profunda.

Si no has probado nunca este tipo de productos pueden parecer un poco oleosos y contundentes pero la verdad es que cuando les das una oportunidad descubres que son una maravilla. Limpian la piel en profundidad pero respetándola y nutriéndola a la vez. Dejan una piel luminosa y equilibrada. Y su textura untuosa permite convertir la rutina de limpieza en un ritual y aprovechar para masajear la piel (y todas las expertas coinciden que el masaje facial es una de las partes más importantes para mantener la piel en buen estado).

Sin duda creo que una buena limpieza y una buena hidratación son las bases para tener buena cara. Y si le sumo el masaje ¡mi cara ya debería ser estupenda!

Ahora estoy usando un bálsamo estupendo de Pestle&Mortar.

Cada noche sigo todos los pasos de una buena limpieza y me relajo mientras espero que el milagro de las cremas venga a rescatarme de esta cara de verano. Ya os iré contando.

bálsamo pestle and mortar.jpg

Publicado en Beauty | Etiquetado , , , | Deja un comentario

El roce hace el cariño (y en verano, más)

horizonte verano.jpg

Este ha sido un largo y caluroso verano de juegos en el agua, paseos nocturnos y tomarnos nuestro tiempo pero también ha sido un verano de peleas, gritos y malas caras.

A* ya tiene 8 años y R* casi 3. Ha sido durante este verano que han empezado a jugar juntos de verdad, con juegos elaborados, roles entre ellos y risas pero también es ahora cuando más riñen.

Peleas entre hermanos

Juntos son explosivos. Cuando uno no tiene paciencia, el otro le chincha, cuando el otro entra en rabieta, el uno le imita. Todo (lo malo) se multiplican cuando están juntos, que digo se multiplica, se eleva a la potencia. Y un verano de demasiado tiempo juntos ha pasado su factura en forma de crispación y malos humores.

Yo recuerdo pelearme mucho (muchísimo) con mi hermano y sé perfectamente que es normal. Todos los hermanos se pelean y la unión especial entre hermanos surge, precisamente, de conocerse tanto en lo bueno como en lo malo. Pero saberlo no me da más paciencia para aguantarlo.

Perder la paciencia

Porque este también ha sido el verano en que más he perdido la paciencia. Ahora mismo, me siento al límite. Me siento a punto de estallar por todo y eso no ayuda, lo sé. Es oír una solo confrontación entre los niños y ya querer chillar (y sé que nunca he solucionado nada chillando). Me gustaría saber llevarlo mejor, reconducir la situación, darles aquello que necesitan pero ahora mismo no puedo. Respiro hondo e intento pasar el temporal pero no puedo hacer nada más. Y muchas veces el temporal me sacude y vienen los rayos y los truenos.

Todo pasa y creo que con un poco de rutina, tiempo por separado entre ellos y unas cuantas respiraciones profundas todo volverá a su cauce pero de momento necesitaba desahogarme y repensar en todo lo que el verano ha tenido de bueno y todo lo que hemos podido aprender.

Seguro que en breve solo recordaremos los buenos momentos del verano y desearemos intensamente volver a pasar todo este tiempo juntos, y revueltos.

Publicado en motherhood | Etiquetado , , , , | 1 Comentario

Deberes de verano

deberes verano.jpg

Como seguro que todos habéis oído este año un profe se desmarcó con una buena lista de deberes, una lista en que lo importante es disfrutar del verano pero también aprovechar todo lo que las vacaciones te pueden ofrecer para aprender, para aprender lectura, cálculo y otras materias académicas, pero también para aprender a relacionarte, quererte y mejorar tus relaciones.

Los deberes de verano son también para aprender del mundo

Estoy completamente a favor de que descubrir cosas nuevas y disfrutar de la vida puede enseñarte muchas cosas. Y aún estoy más de acuerdo con el hecho que todo lo que aprendes con experiencias vitales y poniendo en práctica materias escolares (aunque no lo sepas) se interioridad mucho más.

Pero A* tiene dificultades de lectura y escritura y por mucho que intentemos aportar el toque lúdico, son temas que le cuestan y sabe que son deberes. Y tenemos que obligarle a ponerse un poco cada día.

En casa tenemos deberes de verano

Tenemos tareas a hacer y ejercicios y demás. En nuestro colegio no nos dan algo específico y no tiene porque hacer esto o aquello pero como sabemos que A* debe reforzar la lectura y la escritura pues tenemos nuestros cuadernillos. Intentamos afrontar el tema siempre que podemos de forma lúdica, escribiendo postales, mapas del tesoro o lo que se nos ocurra pero muchas veces nuestros esfuerzos caen en saco roto y, como le cuesta, A* evita ponerse. Así que el cuadernillo sale a relucir de vez en cuando.

Pero también tenemos nuestra propia lista de deberes de verano. A* debía aprender a tirarse de cabeza. R* debía aprender a ir al baño. Y ¡ya tenemos los deberes hechos!

Queda claro que siempre habrá cosas en las que nos gusta más esforzarnos. Y yo contenta, pero, vaya, no creo que consigan ganarse la vida como usadores profesionales de piscinas.

https://www.facebook.com/plugins/post.php?href=https%3A%2F%2Fwww.facebook.com%2Fphoto.php%3Ffbid%3D2029483577314200%26set%3Da.1400173876911843.1073741828.100007577320834%26type%3D3&width=500

Publicado en motherhood | Etiquetado , , , | Deja un comentario

La alegría de compartir

 

IMG_20180709_203002.jpgLa base de la vida familiar es compartir. Vivir, convivir y crecer juntos es, básicamente, compartir. Hay que aprender a compartir los días, las tareas, los humores, el espacio y todo lo que nos relaciona.

Aprender a compartir es difícil y mis hijos me lo demuestran cada día. Pero no solo es complicado para los niños, a los mayores también nos cuesta.  Es arduo tener que compartir esos momentos de mala leche personal y cuando se convive es para lo bueno y para lo malo.

Y de eso, os quería hablar… ¿de aprender a sobrellevar la vida conyugal? Pues, no, de aprender que a veces compartimos demasiado.

Estimad@s lector@s hay cosas que más vale no compartir. No quiero compartir ni virus, ni mocos… ni piojos!!!

Porque en casa llevamos un mes entero con tratamientos anti piojos cada semana, liendreras diarias, y demás parafernalia para la lucha antiparasitaria. Y, en lugar de mejorar, hemos acabado compartiendo y, a mí, hay cosas que no me gusta compartir.

Queridos hijos, querido marido, no hace falta que compartamos tanto. No necesito un poco, ni un mucho, de todo lo que tengáis. Pero bueno, os digo que ahora sí que vamos a compartir, vamos a compartir corte de pelo al 0

Publicado en motherhood | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Ese largo y caluroso verano

verano con niños.jpg

No me gusta el calor, me deja chafada, enganchada a las sillas de skay y con ganas de arrastrarme por el suelo como única meta del día.

Pero me gusta el verano. Me gusta mucho el verano. El verano de playa diaria, de jugar toda la tarde en el paseo sombreado de palmeras, el verano de comer helados y salir tras la cena a buscar un granizado de limón. El de dos horas largas de digestión obligatoria con la persiana medio bajada tamizando las luces y sonidos de la calle. Oír de lejos petardos resonando por las plazas, gritos medio apagados y correrías por los patios traseros. El verano de días infinitos, ansias de aventuras y tiempo para aburrirse.

Me gusta el verano sin prisas, sin grandes objetivos, ni metas diarias a visitar, me gusta , en definitiva el verano largo, ese verano largo y caluroso que me dejaba con ganas de otoño, tareas y nuevas rutinas. Y ese es el verano que deseo para mis hijos, pero, mira tú que ahí tenemos el problema porque…

el verano continúa largo y caluroso pero las vacaciones laborales no

Y en verano más que nunca el reto de la conciliación es difícil. Conciliar el horario de trabajo con el horario de vacaciones. Conciliar las vacaciones familiares con los múltiples días sin colonias, casals, abuelos… Conciliar las ganas de no hacer nada con las ganas de hacer disfrutar a los peques de sus días de verano. Conciliar…

Porque parafraseando a 2de1 

la conciliación son los padres y, casi mejor, los abuelos

Así que vuelvo a levantarme con la espalda húmeda de sudor, el gesto cansado y las ganas infinitas de volver a disfrutar del largo y caluroso verano, mientras preparo mochilas y desayunos y me dirijo al blanco y perfectamente aclimatado horizonte de trabajo en la oficina.

 

 

Publicado en motherhood | Etiquetado , , , | Deja un comentario

La vida es una fiesta

IMG_20180607_204604_BURST001_COVER.jpg

¡A* ha cumplido 8 años!

8 años lo convierten ya en todo un hombrecito y tiene su carácter, sus sueños, sus miedos y sus manías.

8 años ya como madre y no puedo estar más contenta, aunque me queje, aunque no duerma, aunque estén todo el día peleándose como hermanos y aunque necesite reconducir muchas cosas, no me imagino la vida de otra manera y no lo cambiaría por nada del mundo.

Reconozco que 8 años antes vivía muy tranquila pero también muy aburrida y quería esa dosis de locura increíble que te aportan los hijos. Las ansias infinitas por descubrirlo todo, las ganas de correr, saltar, bailar (nunca he bailado tanto como ahora y eso que no piso una pista de baile). Y los abrazos, los besos, las cosquillas, las manos que se entrelazan entre las tuyas y esas miradas profundas.

Y ahora que hemos celebrado el cumpleaños familiar, no familiar, de amigos, conocidos y solo nos queda por delante una barbacoa de 70 personas (habéis leído bien… ¡70! ¿Cómo hemos llegado a esto?), debo decir que la felicidad sí era esto.

Publicado en motherhood | Etiquetado , , , , | Deja un comentario