La persona que hay en mí

yo.jpg

A veces es muy fácil olvidarse de quién eres.

Los deseos de aventuras, las ganas de cruzar horizontes de hielo, ver azules infinitos con el frío cortante en la cara, el reto de descubrir barcos hundidos buceando cada vez más profundo, todo ese afán va quedando atrás.

Ya no te acuerdas si te gusta nadar en el mar, dejándote mecer por las olas y oír las risas en la arena a lo lejos porque sencillamente la piscina es mucho más cómoda, puedes controlar a los dos niños fácilmente y no tienes que limpiar arena los próximos tres días.

Te guardas las palabras, las frases, los versos que borbotean escondidos en las rendijas de las conversaciones anodinas porque nunca tienes a mano un papel donde apuntarlas y por las noches siempre estás cansada para sentarte a escribir. Cada día abundan más los silencios internos.

Ya no paseas nunca a solas, sin rumbo cierto. No vas a museos ni te permites hablar sobre ese último libro. Hay cosas por hacer, decisiones que tomar, prioridades.

Los deseos de aventuras, las ganas de cruzar horizontes de hielo, ver azules infinitos con el frío cortante en la cara, el reto de descubrir barcos hundidos buceando cada vez más profundo, todo ese afán va quedando atrás como huellas ajenas.

La maternidad, el trabajo, la rutina, el simple vaivén del día a día hacen que esa vocecita que te habla a ti y solo a ti se vaya apagando.

Es fácil, sí, muy fácil olvidar quién eres.

Pero si te fijas bien ahí está. Ahí estás.

La vida puede ser más sencilla dejando atrás las cosas que quieres ver, los sueños por alcanzar. Pero quizá esa vida fácil no valga tanto la pena. Yo he querido ponerlo por escrito para recordármelo. No necesito hacer grandes cosas pero sí necesito escucharme, darme tiempo para ver, oler, pensar, escribir.

Y ¿Tú? ¿Te has olvidado de ti?

 

Anuncios
Publicado en Living, motherhood | Etiquetado , , , , , | 8 comentarios

¡Que ya soy mayor!

029

Los niños crecen, crecen a marchas forzadas, y los míos, obviamente, no son una excepción.

A* tiene ya 7 años y eso ya son palabras mayores pero el pequeño R* ya tampoco es tan pequeño. Tiene casi 27 meses y eso significa que ya no tengo ningún bebé.

Me gusta ver como crecen y se convierten en personas echas y derechas pero también me da un poquito de pena pensar que ya no voy a tener ningún bebé por casa (porqué  en esta familia 4 nos parece un número ideal).

En realidad me parece mucho más divertida la etapa actual. Los bebés chiquitines me parecen muy achuchables pero un poco aburridos y ahora R* está en una época muy divertida y A* tiene un mundo infinito por explicar. Pero, claro, he estado mirando fotos y me ha entrado un poco de morriña.

Es ver unos piececitos y una pierde el norte y le entra ese afán de siestas en el regazo y miradas infinitas (sin acordarme de todo lo que he luchado por dormir del tirón y recuperar la cama). Pero no os confundáis que en esta familia 4 nos parece un número ideal.

 

 

Publicado en motherhood | Etiquetado , , , | Deja un comentario

Obviedades de la vida (que se me pasan por alto)

cielo-nocturno

Siempre he pensado que soy una persona cerebral. Le doy veinte vueltas a todo y me puedo pasar el día reflexionando sobre si la bondad será inherente al ser humano o si las diferencias entre niños y niñas son más culturales que genéticas. Pero esa misma tendencia a la reflexión hace que haya muchas cosas del día a día que se me escapen. Y así voy a lo loco por la vida como si tal cosa, entre el despiste y la inercia.

¡No soy una chica práctica!

Con los años me he dado cuenta que muchos de los problemitas de la vida que a mí me parecían insolubles tenían soluciones rápidas y ampliamente extendidas que a mí me habían pasado por alto.

¿Sabéis la tortura que suponen las medias que por mucho que te compres una talla amplia o estrecha o como sea siempre se acaban bajando? Las medias se bajan, eso es así, y yo siempre muy glamurosamente me iba subiendo las medias con un sexy movimiento de refajo que no consigue demasiado. Pues, bien, está ampliamente extendido que si una se pone otras bragas encima la cosa queda zanjada (también muy glamurosamente). A mí porque me lo dijeron que si no yo continúo con mis medias “p’arriba”, medias p’abajo”.

En la cocina siempre hay muchos más cacharros que sitio donde guardarlos, esto es verdad de la verdadera por mucho “método Kondo” que apliques a tu vida. Pues yo nunca he guardado nada en el horno que no sean otras bandejas de horno con lo que lo tenía medio vacío hasta que leí un tweet que rezaba:

 

¡Pues, claaaaro!

Y si nos ponemos finas, finas… ¿Sabéis cuando os da un apretón en un baño público? ¿Soy la única que nunca había pensado en tirar de la cadena justo al ponerse al baño? Y, claro, yo pasándolo mal y saliendo silbando como si tal cosa no fuera conmigo cuando con un sólo gesto (aunque no sea muy ecológico) disimulas mucho más.

Y seguro que hay muuuuuuuchas más. Así que iluminadme, ¿qué truquitos obvios usáis en vuestro día a día?

 

Publicado en Living | Etiquetado , , , , , | 2 comentarios

Pressing Catch: hermano vs. hermano

pelea hermanos

En casa hay una lucha diaria.

Cuando aparece mamá los dos niños se tiran al cuadrilátero y empieza un combate para ver quien se queda con la madre. Como os podéis imaginar es una lucha figurada, no les dejamos pelearse, pero de todos modos, el combate está servido.

Mis hijos se adoran y les encanta jugar juntos (a ratos, como todos los hermanos, hay ratos que es todo lo contrario) pero en lo que están más de acuerdo es que mamá es el trofeo. Los celos están en todo su apogeo y donde más lo demuestran es en una necesidad constante de atención maternal (sí, sintiéndolo mucho, papá es aquí un mero espectador).

Me siento en el sofá y en un segundo tengo al pequeño R* queriendo subir encima mío mientras A* inventa alguna argucia para necesitar mi atención. Me voy a hacer deberes con A* pues R* rompe en lloros porque “mamá no ta”. Me dedico a leer un cuento a R* y justo entonces A* tiene algún drama inconsolable porque no consigue hacer algo.

A veces, realmente parece pressing catch y hay empujones y codazos para colocarse encima de mí.

Como se llevan 5 años no hay muchos momentos en que, de verdad, puedan compartir atención. Los cuentos para uno no son para el otro, los bailes para uno no son para el otro. Intentamos fomentar todos los momentos de juego compartido que podemos pero son escasos e intentamos demostrarles que los queremos a los dos igual y que les prestamos atención a los dos aunque no pasa nada si en algún momento uno tiene más atención que el otro. Parece que la teoría la llevamos bien pero sobre la práctica tengo mis dudas.

Confío en que sea una fase y que poco a poco redirijamos la situación porque mi paz mental empieza a resquebrajarse.

Publicado en motherhood | Etiquetado , , , | 4 comentarios

Mi rutina de noche

_masaje-piel

La limpieza del cutis diaria me parece la base de cualquier cuidado de belleza. Yo he convertido mi rutina nocturna de limpieza en mi momento y la disfruto al máximo seleccionando con mimo los productos que incorporo (ya sabéis que cada vez estoy más a favor de una cosmética natural, responsable y sostenible).

Como seguidora de Caroline Hirons mi limpieza es una doble limpieza. Empiezo desmaquillándome con el bálsamo de Pestle & Mortar que, sencillamente, me parece el mejor bálsamo que he probado hasta el momento, se funde rápidamente, tiene una textura agradable para trabajar la piel (sí, la idea de un bálsamo es que estés un rato masajeando) y un aroma suave y agradable y aunque es caro cunde muuuuuuucho. La segunda limpieza debe ser muy suave así que me quedo con el limpiador de Kama Ayurveda que ya hace tiempo que me tiene enamorada. Como tónico estoy usando el hidrato de jazmín de la misma línea aunque en la mayoría de tiendas naturales se pueden encontrar marcas a mejores precios.

Cuando solo hago una limpieza o necesito un extra de exfoliación me decanto por el jabón de arcilla rosa de Clemence et vivien  Un jabón que limpia con profundidad pero sin dejar la piel reseca.

Y como cuidado estrella por la noche me aplico el muy comentado serum EGF Bioeffect que me está gustando mucho aunque como me lo trajeron los reyes aún no sé si es tan efectivo como dicen como para justificar el precio.

Pero si hay algo que me parece indispensable en mi rutina de limpieza y que para mí marcó una diferencia es, sin duda, retirar los productos con una toalla empapada en agua templada. La toalla da un extra de limpieza y resulta más sensorial que un algodoncito dando vueltas por la cara (y además es mucho más sostenible).

Publicado en Beauty | Etiquetado , , , , | 2 comentarios

Deseo de Navidad

pesebre.jpg

No recuerdo no haber sabido que los reyes eran los padres. Con un hermano 5 años mayor, sencillamente, alguien debió contármelo demasiado pronto. Los reyes son los padres. Yo lo asumí y para mí las Navidades eran mágicas igual.

Me encantaba ayudar a preservar la magia navideña para mis primos. Era la primera en sugerir dar tres pases más para dar tiempo de sobra a los adultos a prepara el “tió”. Siempre reconducía las conversaciones cuando a algún abuelo se le escapaba algo sobre regalos y me mostraba impertérrita al empezar a llegar sugerencias sobre la realidad de quién eran los reyes. La magia era conseguir que las fiestas fueran mágicas para ellos.

Un año jugando al escondite encontramos unos regalos debajo de la cama y ahí empezó a desvanecerse la Navidad mágica, por mucho que me esforcé a intentar explicar el hallazgo de manera “no lógica” (mi teoría venía a ser que con nuestro deseo de regalos los habíamos conseguido ver aunque en realidad estaban en el mundo mágico…. tampoco vamos a pedir más a una pobre niña con la presión de 4 primos mirándola).

Con los hijos, las fiestas vuelven a ser todo ilusión. Las luces brillan más en la noche. Los regalos son sueños envueltos en papel de celofán y los villancicos deben cantarse a pleno pulmón.

Pero me he dado cuenta que la magia de la Navidad no es que los reyes no sean los padres, ni cubrir a los niños de regalos, la verdadera magia reside en hacer que otra persona sea feliz. Y esa magia podríamos sembrarla durante todo el año.

Ayudar a los demás puede ser tan fácil como aguantar la puerta a la mamá que pasa con el cochecito, dar los buenos días al conductor del autobús o sonreír a la cajera que nos cobra las galletas. Sólo hace falta un poco de nuestra parte para conseguir que el mundo sea un poco mágico para todos cada día.

Publicado en motherhood | Etiquetado , , , , , , | 5 comentarios

¡Estás insoportable!

20171125_124922

R* acaba de cumplir dos años. Habla por los codos con esa media lengua tan graciosa, quiere hacerlo todo él solo como todo un hombrecito y su risa es franca y contagiosa. Una época graciosa y divertida pero que, a la vez, también lo ha convertido en… ¡insoportable!

Toca cambiar el pañal: “No gusta”… y ya tenemos una pequeña guerra montada.

Poner la chaqueta: “No gusta” y por mucho que intente explicarle que sin chaqueta no salimos a la calle tenemos pataleta frente a la puerta.

Sentarse en el cochecito: “No gusta” y yo lo comprendo y lo animo a andar ratitos pero sólo quiere ir hacia donde le apetece, sin darme la mano, a su ritmo, y claro, tener una vida normal y un pequeño salvaje correteando libremente no suelen ser muy compatibles.

Pero lo que sin duda llevo peor es que, como ahora ya es mayor y tiene mucho aguante, ponerlo a dormir supone media hora (como mínimo y estando muy cansado) de discurso, cantos, relax y mimos. ¡Cada medio día y cada media noche!

¿Alguna idea para pasar más levemente esta fase?

Publicado en motherhood | Etiquetado , , , , | 4 comentarios

Estar estupenda a los 40

Carl i Ju 1

Cumplo 39 años, que no son 40 pero casi.

Los 40 me parecen una edad fantástica, una edad en la que poder disfrutar de la maternidad sin complejos, en la que poder apostar por lo que me gusta… pero para nada me siento mejor que nunca.

Por mucho que me gusten  los cumpleaños,  acumular experiencias y ver como tu vida va cambiando con el paso del tiempo… La ley de la gravedad se va imponiendo, las huellas de las vivencias van aflorando. Así que no me siento en mi cuerpo mejor que nunca…

¡Yo me veía mejor con 25! ¡Ale, ya lo he dicho!

Parece que ahora sea tabú decir que con 40 te sientes mayor, te ves mayor, pero así me siento. Tengo achaques varios y ya no aguanto ni la mitad de lo que aguantaba, por no hablar de qué ha pasado con mis tetas o con mi culo… o esa piel del cuello que ya muestra signos de descolgamiento (¡horroooooooor!!!!!).

Aceptar que el tiempo pasa y los años pasan factura no me queda otro remedio que aceptarlo. Pero que conste en acta y que nadie más se atreva a decirme que estoy estupenda…. Yo, con 25, me veía mejor.

Publicado en Living | Etiquetado , , , | 4 comentarios

Ayudantes de sus majestades

navidad y niños

Empieza la temporada navideña. Ya se han encendido las luces, los aparadores se llenan de regalos y los niños van tejiendo sus sueños de magia e ilusión.

Ahora es el momento de comenzar a pensar en los regalos y me da una pereza enorme.  Me cuesta ponerme a listar regalos innecesarios.

Mis hijos tiene de todo y en demasía y no hay ningún juguete que les haga especial ilusión. Cuando ven un anuncio piden en consecuencia pero luego se olvidan de ello y cuando reciben el regalo en cuestión juegan 5 minutos y se olvidan.

Quiero equilibrar las cartas a los reyes entre cosas que necesiten para su uso personal, algún juguete y alguna actividad para realizar en familia (que en nuestro caso es lo que más acaban disfrutando… pero claro como regalo a desenvolver no luce tanto).

Así que ahora estoy en momento crisis prenavideña. Luego me dejo llevar por la alegría infantil y las luces de colores pero ahora tener que hacer de ayudante de sus majestades me parece un trabajo más.

Y ¿vosotros? ¿Cómo encaráis las fiestas?

Publicado en motherhood | Etiquetado , , | Deja un comentario

Cosmética slow

 

slowcosmetique.jpg

La cosmética slow es un movimiento que, a la manera que la Slow food quiere repensar la manera en la que comemos, quiere hacer que nos preguntemos sobre cómo tratamos nuestra piel y qué productos usamos. 

Hace unas semanas se pusieron en contacto conmigo desde Slow Cosmetique para presentarme su proyecto y hacerme llegar su libro sobre el movimiento por una cosmética más consciente, responsable y natural.

Llevo tiempo pensando sobre los ingredientes que nos ponemos en la piel y en sus posibles impactos en nuestra salud y este libro me ha hecho darme cuenta de la entidad del problema. Porque no sólo se trata de que la mayoría de cremas sólo llevan un 1% de principio activo y el resto es relleno a base de agua (sí, agua tal cual… mirad el primer ingrediente de toooooodas vuestras cremas) y aceites minerales (sí, petróleo que nos untamos alegremente sobre la piel) si no que el impacto de todas esas cremas, champús y acondicionadores que desechamos cada día en el desagüe puede ser muy alto para nuestro medio ambiente.

Para repensar nuestra cosmética es importante saber como funciona nuestra piel y cuales son sus necesidades. Y también es muy importante conocer que significan las palabras que se incluyen en el listado de ingredientes. Ahí es donde la organización Slow Cosmetique puede ayudarnos mucho. En su página web hay un listado introductorio de los  ingredientes más nocivos y unas explicaciones generales de la piel.

Creo que es importante para todos repensar nuestra cosmética y habitar hábitos slow para nuestra piel.

Unknown.jpeg

Publicado en Beauty | Etiquetado , , , , | Deja un comentario