Cheek to cheek

Cuando tienes hijos pequeños es fácil olvidar la pareja. Tienes tanto trabajo, vas tan cansado y el día a día es tan absorbente que sencillamente no te quedan fuerzas para dedicar a tu relación.

Intentar mantener una conversación interesante mientras van surgiendo “mamiiiiiiiiiis” cada  2 minutos es difícil y el sexo con los horarios locos de un bebé es casi imposible así que la relación se mantiene por cariño y poco más.

Pero hay que luchar por la pareja, sí. Si queremos conciliar vida familiar y trabajo, si no renunciamos a tener intereses fuera de nuestros hijos, también debemos darle la atención que se merece a nuestra vida amorosa.

Con la llegada del pequeño R* hemos tenido el tema un poco descuidado pero ahora que ya podemos empezar a dejarlo un poquito hemos hecho nuestra primera comida de adultos y enamorados. Sienta bien poder hablar sobre libros, intercambiar miradas y sonrisas, dar a probar una cucharada de un ceviche delicioso o discutir donde nos gustaría ir de vacaciones.

Tenemos unos amigos que se han puesto como obligación salir a cenar solos el primer fin de semana de cada mes y me parece una muy buena idea. Ponerte más obligaciones como pareja parece un contrasentido pero si no lo haces así  1000 cosas van surgiendo que hacen que dejes la relación en último lugar.

A falta de poder ir a cenar de manera habitual, de momento, lo que sí hemos hecho es pedirle a A* que cuando estemos charlando entre nosotros levante la mano antes de hablar. Parece una tontería pero poder acabar las frases tranquilos antes de prestarle nuestra atención al niño nos ayuda a preocuparnos más por lo que dice el otro.  Y vale la pena!maternidad , pareja, relaciones

Anuncios

Acerca de happylittlethingblog

Treinta y tantos, comunicadora, mamá, beautyadicta y aficionada a la moda pero sobretodo optimista por naturaleza. Disfruto de los pequeños momentos y me gustaría compartirlos.
Esta entrada fue publicada en motherhood y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Cheek to cheek

  1. Bien dicho, es mas que duro mantener la chispa en la relación cuando llegan los peques a nuestra vida, que se hace tan ajetreada que apenas nos deja tiempo para nosotros mismos. Lo de levantar la mano es una idea maravillosa pues no solo les proporciona tranquilidad para terminar una conversación si no que le enseñas que las conversaciones no se interrumpen y que hay que solicitar permiso. Muy bueno!

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s