Shopping spree

Ayer salí a dar un paseo y mirar tiendas y me entró agobio.

Mira que me gusta comprar y si me pones en una tienda de cosmética o zapatos se me suele caer la baba… pero no, ayer no. Vi tiendas llenas de cosas bonitas pero vi tantas cosas, quizá demasiadas cosas, y me entró la duda: ¿de verdad necesitamos todo esto?

Encontré una de estas tiendas con un poco de todo y todo bien coordinado para alegrar la vista ya sea al hacer punta al lápiz o al ir a sonarte la nariz, e incluso encontré una sección de snacks con el aliciente de estupendos packagings para poder lucir bolsa (de patatas o palomitas) mientras te las zampas.

Visité tiendas con quilómetros de ropa. Con sus quimonos en tonos negros, rosas o con palmeras, las camisetas más anchas o más estrechas, con escote redondo, en punta, con aplicaciones… y filas y más filas llenas de ropa.

Todo esto en lugar de producirme la normal ansia de compra y el consiguiente cosquilleo en la tarjeta, me produjo dudas sobre nuestro sistema. ¿En serio necesitamos tener calcetines a conjunto con las zapatillas? ¿Qué pasa con todos estos productos una vez acaba la temporada?

“El capitalismo me consume”

Así rezaba un grafiti de mi ciudad y así me siento. Consumimos para situarnos como personajes en un modelo que sólo sirve para continuar consumiendo y poco a poco ir acabando con todos nuestros recursos. ¿De qué nos servirán todos estos artículos cuando no podamos bañarnos en el mar o disfrutar de los rayos de sol por la mañana?

De acuerdo, que el lunes empiezo a trabajar y estoy en modo “yo sólo necesito estar con mis hijos” pero, de tanto en tanto, va bien pararse a reflexionar.

bolsas compra

Anuncios

Acerca de happylittlethingblog

Treinta y tantos, comunicadora, mamá, beautyadicta y aficionada a la moda pero sobretodo optimista por naturaleza. Disfruto de los pequeños momentos y me gustaría compartirlos.
Esta entrada fue publicada en Living y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

14 respuestas a Shopping spree

  1. Lo certifico, tenemos demasiadas demasiadas cosas y nos ofrecen demasiadas más. Encima resulta que comprar se ha transformado en un premio, un placer, una recompensa… U así nos va. Yo soy la primera que mes digo a los peques “compraremos tal cosa que quieres si te portas bien” y escribiéndolo me doy cuenta que es como querer evitar que coman comida basura y que ir a por nuggets, de tan excepcional, sea una fiesta. No vamos bien. Compramos mucho, necesitamos demasiado y desechamos con una facilidad pasmosa. Hasta que el trabajo infantil, la pobreza, los químicos, los deshechos y la contaminación nos ahoguen a todos. Y ya será tarde.

    Le gusta a 1 persona

  2. MARYREC dijo:

    Tienes toda la razón, a mi me pasa cuando veo un sábado por la tarde las calles llenas de gente que entra y sale de las tiendas. Solo hacemos que comprar, yo la primera. Besos

    Le gusta a 1 persona

  3. Toda la razón. Esta necesidad de poseer por encima de vivir o ser es en cierto modo enfermiza, pero en nuestras manos está cambiarlo! Ánimo con la vuelta al trabajo!

    Le gusta a 1 persona

  4. vickyfontane dijo:

    Pues si , la verdad es que yo odio probarme así que tengo la excusa perfecta para no pasarme , a no ser que algo me haga ojitos desde el escaparate 😂 , que suele ser pocas veces la verdad 😘

    Le gusta a 1 persona

  5. Sweetmamma dijo:

    que razón tienes, hay muchísimas cosas que realmente no necesitamos, por ejemplo, se necesitan tantos modelos de botas para esa temporada?, y mira que lo dice una fan de los zapatos!. Un besito

    Le gusta a 1 persona

  6. Carmen dijo:

    Totalmente de acuerdo contigo! A mi me solía pasar esto cuando me tomaba unos días de descanso y me iba a Miami. Dejar Haití, un país sumido en la pobreza en un gran porcentaje, e ir a Miami, a solo unas millas de distancia y ver tantos juguetes, tantos niños despreciando comidas caras, tanta tonteria para comprar que al fin y al cabo no es realmente necesaria… no se, terminaba como tú, y ya comenzaba a querer volver a Haiti. El hotel tenía todos los lujos pero yo ya añoraba mi gente, y cuando llegaba de regreso lo primero que hacía era ducharme con agua de lluvia bajo la luna. Y volvia a darme a cuenta de que el dinero NO HACE la felicidad-

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s