De tal palo tal astilla

mirando

Me hace mucha gracia ver como hay cosas de mí que se reflejan en mis hijos.

R* aún es pequeño para demostrar su personalidad y solo va todo el día con la boca medio abierta como su madre cuando era pequeñita (y aún ahora si me despisto) pero A* va mostrando rasgos de personalidad muy parecidos a los míos y no voy a negar que se me cae la baba. Aunque no sean rasgos super positivos o puedan llevar a alguna reprimenda, me enorgullece el simple hecho de pensar que son como los míos, como una demostración al mundo que yo soy su madre.

Me gusta ver como a A* le gusta perderse en mundos imaginarios, hojeando libros e imaginando aventuras posibles o imposibles. Como buena soñadora recuerdo tardes enteras con un atlas como mejor amigo y todos los países por explorar como compañía. Él no es tan tranquilo ni se pasa horas en compañía de un libro pero le encantan las historias nuevas e imaginar mundos y experiencias distintas. Todo es

No es nada hábil ni con las manos ni en los deportes y en eso también se parece a mí. Me hubiera encantado saber dibujar y nunca he podido trazar nada con  gracia, elegancia o parecido al modelo real.

No puedo evitar sonreír al ver la order freak que hay en mí reflejada en su necesidad de organización. Como siempre intenta dejar los coches con los coches y los legos con los legos, aunque eso suponga tardar más en ordenar o tener que ir reorganizando lo que han recogido otros. Yo que recuerdo jugar a ordenarle la habitación a una amiga que siempre me parecía que tenía la habitación desordenada , no puedo negar que mi pequeño vástago ha salido a mí.

También me siento muy identificada con su anticipación. Con ese vivir todos los acontecimientos antes de que sucedan y ese sentimiento de decepción cuando no llegan a las expectativas. Nunca he conseguido que saliera nada bueno de esto pero parece que ahora debo ayudar a mi hijo a saber llevar esta idealización de la vida, a no dejarse llevar por los sueños o más bien a no dejar que los sueños le nublen la realidad.

No sé si que se parezcan a mí me hace gracia porque me hace sentirlos más cerca o quizá porque me da la sensación de poder revivir experiencias… o quizá solo me hace gracia porque son mis hijos y todo en ellos me parece puro y perfecto.

¿Se parecen vuestros hijos a vosotros? ¿Os gusta que se parezcan o preferís que salgan a otro?

Anuncios

Acerca de happylittlethingblog

Treinta y tantos, comunicadora, mamá, beautyadicta y aficionada a la moda pero sobretodo optimista por naturaleza. Disfruto de los pequeños momentos y me gustaría compartirlos.
Esta entrada fue publicada en motherhood y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s