La teta, la cama y el cuento que nunca se acaba

piececitos

Como ya os he explicado tengo un hijo pequeño que siempre ha tomado mucho pecho por la noche. Aunque hemos intentado unas cuántas veces que duerma sin teta y en su propia cama, a sus 22 meses continúa colechando, mamando y despertándome todas las noches.

Me gustaría que durmiera en su cama, me gustaría acabar definitivamente con la lactancia y me gustaría (mucho pero mucho, mucho, mucho) dormir una noche entera. Pero también os digo que he hecho más bien poco para llevar a cabo estos deseos.

Cada vez que digo que tengo que ponerme firme para intentar cambiarlo a su cama o quitarle la teta, algo me hace desdecirme… Ahora es un resfriado que le provoca malas noches y, claro, si el pobrecito se encuentra mal no vas a quitarle  el gusto. Después puede ser que estemos a punto de salir de fin de semana fuera y, ya se sabe, que si vas a cambiar los hábitos nocturnos en unos días mejor no introducir nuevas rutinas…

Excusas, excusas y más excusas.

Siempre tengo una excusa a punto. Porque debo reconocer que en el fondo me gusta (bueno, dormir mal no me gusta, ¡eh!). Me gusta tener a mi pequeño durmiendo a mi lado. Me gusta ver como se relaja en el pecho. Son mis momentos para  disfrutar en exclusiva de R*.

Tengo  ansias de gozar al máximo (y cuanto más tiempo, mejor) de la etapa de bebé de R*. Con A* fue más difícil, más sufrido, pues ya os expliqué que tuvimos unos inicios complicados y me da la sensación  que me perdí parte de los buenos momentos que ahora estoy intentando atesorar. Además, en esta casa, y aunque una parte de mí aún querría, no van a haber más bebés. Cerramos el cupo. Etapa superada. Y… aish!… con lo bonita (aunque pesada) que es esta etapa dejadme que la disfrute al máximo.

Total, a dormir mal se ve que ya me he acostumbrado.

Anuncios

Acerca de happylittlethingblog

Treinta y tantos, comunicadora, mamá, beautyadicta y aficionada a la moda pero sobretodo optimista por naturaleza. Disfruto de los pequeños momentos y me gustaría compartirlos.
Esta entrada fue publicada en motherhood y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a La teta, la cama y el cuento que nunca se acaba

  1. Laurel dijo:

    Ayy!! Cómo te entiendo! Me encontraba en la misma situación hace un par de meses, pero… En el fondo me encantaba. Echo mucho de menos la lactancia, aunque en mi caso espero poder aumentar la familia de verdad algún día…
    El colecho lo sigo haciendo, y por mi puede durar tiempo, me encanta olerlo y tenerle junto a mi.

    Me gusta

  2. Paloma dijo:

    Te entiendo totalmente. A mi colechar me encanta, pero también quisiera tener otro bebé y entonces me planteo dónde nos metemos todos? Y la teta, más de lo mismo…pero como bien comentas, lo que debemos hacer es disfrutar de estos momentos y dejarnos llevar un poco.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s