¡Te copio!

 

Está claro que aprendemos imitando. El bebé se fija en los gestos de su madre y responde a ellos con el mismo gesto. Neuronas espejo se llama a las encargadas de que actuemos así.

Con casi 3 años R* es una máquina de copiar. Si alguien dice algo que no ha oído antes ya está repitiéndolo. Si descubre un salto diferente, una postura extraña o un ritmo nuevo él se lanza a hacerlo. Se pasa el día imitándolo todo y a todos pero sobre todo a su hermano.

El hermano modelo

Como buen hermano pequeño va detrás de su hermano todo el rato y quiere hacer todo lo que A* hace, dice, piensa, siente… A mí se me cae la baba con ello pero, claro, un hermano de 8 años con ganas de hacer el tonto y ningún control en el tono de voz no suele ser el mejor modelo a copiar.

Tal y como os comenté hace ya algún tiempo, hay un estudio que demuestra que los segundos hijos tienen mayor tendencia a volverse criminales (toma ya con el estudio de marras) y teorizan sobre como tener como persona a la que imitar a un hermano mayor al que le gusta no hacer caso a las autoridades, hincharse a chuches cuando nadie lo mira y empujar a los débiles para quedarse él con el juguete deseado debe tener parte de culpa. Visto así parece bastante lógico… A* no va dando muestras de moralidad por el mundo… pero tampoco es una mala influencia!

Imitaciones positivas

Aunque A* tiene un tono de voz siempre demasiado alto y R* le sigue en el camino (y ha pasado de niño silencioso a gritar demasiado), también hay muchas cosas buenas que el pequeño puede aprender de su hermano. Porque un hermano también te enseña a dejarte abrazar siempre, a preferir tener a alguien con quien jugar que todos los juguetes para ti solo, que solo hay que mirar un poquito más arriba para descubrir cosas nuevas, nuevos retos y nuevas superaciones.

Si A* salta 3 escalones, R* lo intenta, si A* hace una bajada rápido con el patinete R* va detrás… lo que tengo claro que ha aprendido de su hermano es a superarse. A querer siempre llegar más alto. Y por lo demás, será él quien decida si se queda con lo bueno o con lo malo. Esperamos también ayudarle a querer quedarse siempre con lo bueno. Pero mientras yo disfruto viendo como uno se sienta y el otro está al minuto a su lado con exactamente la  misma postura.

Acerca de happylittlethingblog

Treinta y tantos, comunicadora, mamá, beautyadicta y aficionada a la moda pero sobretodo optimista por naturaleza. Disfruto de los pequeños momentos y me gustaría compartirlos.
Esta entrada fue publicada en motherhood y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s